#tecnología/

febrero 27, 2019

6 min de lectura

¿Son los robots fundamentales para aumentar la productividad?

¿Son los robots fundamentales para aumentar la productividad?

En 2017, entre los temores de que las máquinas reemplazarían a los trabajadores humanos en el futuro, una de las naciones más automatizadas del planeta, Corea del Sur, introdujo el primer impuesto a los robots del mundo. Se trata de un asunto controvertido: el fundador de Microsoft, Bill Gates, ya ha argumentado anteriormente que, a fin de ayudar a financiar los servicios sociales y la educación, debería imponerse un gravamen a los robots que fuese igual al de las personas a las que reemplazan.

Durante los últimos diez años, el Reino Unido ha experimentado un crecimiento en productividad extremadamente bajo. A diferencia de recesiones anteriores, el crecimiento en productividad del Reino Unido no repuntó tras 2009. De hecho, ha tenido dificultades incluso para mantener un balance positivo. Sin embargo, la inversión en robots podría dar un giro a esta situación. Un estudio de 2017 llevado a cabo por el Centre for Economics and Business Research concluyó que un incremento de una unidad en la densidad de robots se asocia con un aumento del 0,04 % en la productividad laboral.

Según la Federación Internacional de Robótica, el Reino Unido solo tiene 71 robots por cada 10 000 empleados. Este bajo número de robots podría indicar que existe cierta preferencia por la mano de obra frente a la inversión de capital, lo que quizás haya contribuido al problema de productividad en el Reino Unido.

Daniel Mahoney, jefe de investigación económica en CPS, ha sugerido con anterioridad que seguir adelante con un impuesto a los robots en el Reino Unido desincentivaría aún más la inversión en capital y sería sumamente perjudicial para la economía. Ha afirmado que «el país ya se está viendo afectado por una tasa reducida de capital-empleo, lo que perjudica el crecimiento de la productividad y frena los aumentos salariales».

La argumentación de Mahoney es interesante. La automatización es un aspecto importante para mejorar la productividad en la fabricación y conservar la competitividad en un mercado global. Si las empresas no se automatizan, quedarán rezagadas. Esto hace que la automatización no solamente sea una cuestión empresarial, sino una personal, ya que puede conllevar pérdidas de empleo y afectará, sin ninguna duda, al total de aumentos salariales que la empresa pueda realizar.

 Desaceleración de la creación de empleo

Con su afirmación, Gates sugiere que los robots les están quitando el trabajo a los humanos. Pero, de hecho, ocurre más bien lo contrario. Utilizar robots para llevar a cabo tareas laboriosas y monótonas libera a los trabajadores humanos, que pueden dedicarse a labores mejores y de mayor envergadura. Los robots pueden incluso crear empleos, ya que la existencia en la actualidad de muchas profesiones relacionadas con la ciencia de datos y la programación se debe únicamente a la introducción de la automatización. Esto plantea la pregunta de si el Reino Unido desea contar con una mano de obra en el sector manufacturero que solo sea capaz de realizar tareas repetitivas o una que evolucione para satisfacer las necesidades futuras.

En lugar de gravar a los robots, puede que el sector de la fabricación deba centrarse en mejorar las competencias de su mano de obra para que pueda trabajar en un entorno más automatizado. La importancia de mejorar las competencias se puso de relieve en el informe Made Smarter de 2017, que instaba a la creación de una comisión orientada a dirigir la mejora de las competencias de más de un millón de trabajadores industriales del Reino Unido.

Hay una serie de competencias incipientes que resultan esenciales para el éxito de los empleados, como el desarrollo de software, la resolución de problemas en los equipos, el pensamiento crítico, las habilidades de comunicación para el trabajo colaborativo, la destreza manual y la capacidad para realizar pruebas con sistemas complejos. Si bien discrepo de que la mejora de las competencias deba financiarse mediante un impuesto a los robots, una mano de obra con conocimientos tecnológicos es clave si el Reino Unido quiere aumentar el crecimiento de su productividad.

A pesar del concepto erróneo generalizado, los robots crean empleo y aumentan la productividad, por lo que gravarlos tendría un efecto negativo en la productividad del Reino Unido y en su posición dentro del mercado global. En lugar de seguir los pasos de Corea del Sur, quizás debamos adoptar un planteamiento más alemán respecto a la digitalización y facilitar que nuestra mano de obra trabaje junto a robots en un entorno productivo.

Artículos relacionados.

La cadena de bloques tras el bitcoin
#tecnología/

La cadena de bloques tras el bitcoin

Las criptomonedas están adquiriendo notoriedad en el sector financiero y, a menudo, ocupan los titulares en los portales de noticias internacionales; y la tecnología de cadena de bloques (también conocida como «blockchain») es la que ha hecho que todo esto sea posible.

[{ "site.code": "mx", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]