EU Automation

automatizacion

agosto 05, 2020

5 min de lectura

Las piezas restauradas son sus aliadas
Las piezas restauradas son sus aliadas

Piezas de automatización: restauradas o de segunda mano

Cuando un componente obsoleto se avería, puede ocurrir que los fabricantes tengan dificultades para encontrar una pieza de repuesto. Eso sucede sobre todo en sectores altamente regulados, como el farmacéutico o el de procesado de alimentos, en donde no sirven como alternativa los repuestos análogos y se ha de obtener la misma pieza exacta. Las piezas de segunda mano pueden parecer una gran solución, pero comportan una serie de riesgos.

Los constantes y rápidos avances en la tecnología industrial permiten que las empresas ahora tengan acceso a maquinaria cada vez más sofisticada. Se pueden recopilar y analizar mayores volúmenes de datos a fin de controlar el estado y llevar a cabo un mantenimiento predictivo. 

Sin embargo, esos avances también conllevan que los fabricantes de equipos originales tengan que descatalogar productos más antiguos para hacer espacio a las tecnologías emergentes, lo que ha conducido a una obsolescencia de los componentes más rápida, un problema al que los fabricantes tienen que enfrentarse cada vez que se avería repentinamente una pieza descatalogada.  

Teniendo en cuenta que la mayoría de las fábricas dependen de equipos antiguos para ejecutar aplicaciones críticas, los fabricantes afrontan sistemáticamente el problema de tener que sustituir las piezas obsoletas. Así pues, ¿qué puede hacer usted en esa situación?

Las piezas obsoletas usadas son relativamente abundantes en Internet y quizás también se ofrezcan con la opción de entrega urgente. Puede que el precio sea bajo y los vendedores suelen ofrecer una garantía de tres o incluso seis meses. A primera vista, parece un buen negocio. 

Sin embargo, cuando se compra una pieza usada no se conoce realmente su estado. ¿Durante cuánto tiempo se ha usado la pieza y con cuánta intensidad? ¿Se ha sometido a un mantenimiento adecuado? ¿En qué fase de su vida útil se encuentra y cuánto tiempo durará en funcionamiento? Por lo general, estas preguntas cruciales no tienen respuesta. Una pieza usada puede funcionar correctamente y durar varios años pero, si no lo hace, su empresa podría sufrir graves repercusiones.

Plantéese, por ejemplo, que se avería un componente crítico en una fábrica de procesado de alimentos. Dependiendo de la temperatura externa, el fabricante tendrá entre doce y veinticuatro horas para encontrar un repuesto antes de que haya que tirar todo el lote de producción. 

Si el OEM ha dejado de producir la pieza, pero hay una usada disponible en Internet, caben dos posibilidades. En la primera, la pieza funciona y se puede reanudar la producción. En la segunda, la pieza no encaja correctamente, se avería poco después de su instalación o funciona inadecuadamente, lo que puede deberse a varios motivos. Incluso en el caso de que la pieza tenga garantía y se pueda obtener un reembolso por ella, habrá que tirar todo el lote de alimentos a la basura. El fabricante aún tiene que buscar otra alternativa, con lo que perderá más tiempo y dinero, y se prolongará el tiempo de inactividad.

Tal como sugiere este ejemplo, las piezas usadas no siempre son válidas para la tarea cuando están en juego aplicaciones críticas. ¿De verdad quiere correr ese riesgo? 

Las piezas restauradas o reacondicionadas son componentes originales usados que han sido sometidos a una limpieza, una inspección minuciosa y una sustitución de cualquier elemento gastado o dañado. Aunque no sean nuevas, las piezas reacondicionadas solo presentarán un desgaste reducido, si es que lo presentan.

Y, lo más importante, las piezas reacondicionadas se han sometido a pruebas para garantizar que funcionan tan bien como las nuevas. Por ese motivo, su garantía suele ser equiparable a la de los componentes nuevos equivalentes, tanto en lo que respecta a su duración como a las especificaciones.

No obstante, el comprador debe seguir obrando con cautela. No existe ninguna definición industrial estandarizada para las piezas refabricadas, restauradas o reacondicionadas. Por eso, estos términos se suelen usar indistintamente y quizás impliquen diferentes niveles de reparación y pruebas.

Lo mejor siempre es ponerse en contacto con el vendedor y preguntar en qué ha consistido exactamente el proceso de restauración. Un proveedor fiable de piezas reacondicionadas será capaz de responder a sus preguntas, así como de ofrecerle el apoyo posventa que pueda necesitar. 

En la lucha contra la obsolescencia, las piezas reacondicionadas son un aliado fundamental. Al establecer relaciones con un proveedor fiable, es posible asegurarse de disponer de ellas rápidamente cuando más las necesite.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "mx", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]