EU Automation

automatizacion

septiembre 12, 2018

6 min de lectura

El almacén del futuro

El almacén del futuro

Los consumidores tienen unas altas expectativas cuando compran por Internet, lo que se percibe en su frecuente elección de entrega al día siguiente. En 2017, un cliente de Amazon se vio sorprendido con la entrega de un producto en menos de 15 minutos. Debido a que los consumidores esperan cada vez más de los servicios de envío, los fabricantes han de optimizar su logística de almacén. 

La UK Cards Association constató que los compradores británicos gastaron cerca de 154 000 libras esterlinas en compras por Internet en 2016. Las empresas no tienen por qué entregar todos esos productos en menos de 15 minutos, pero sí que deben ofrecer una entrega rápida si quieren seguir siendo competitivos.

Los rápidos avances tecnológicos están mejorando los servicios de toda la cadena de suministro, además de aumentar la productividad en las instalaciones de fabricación. Los fabricantes invierten en estos equipos para satisfacer la demanda siempre cambiante de los consumidores, que buscan productos cada vez más personalizados.

Aparte de esperar más de los propios productos, los clientes también exigen más de los servicios, especialmente en lo que respecta a la entrega.  Muchos de los sitios web ofrecen entregas en un día y, ocasionalmente, plazos aún más cortos. Los responsables de la logística de almacén deben buscar métodos que respondan a esta demanda. Cuanto más rápido sea el proceso que transcurre de la compra a la entrega, mejor.

Añadir valor

Cuando los responsables de almacén busquen introducir más tecnologías en el almacén, deberán elegirlas teniendo en cuenta en qué medida estas aumentarán la eficiencia, ahorrarán dinero y añadirán valor al negocio.

Por ejemplo, los responsables de almacén pueden instalar una red inalámbrica porque muchos procesos disponen de esta tecnología. No obstante, a menos que utilicen dispositivos como gafas inteligentes, la red no añadirá ningún valor al negocio.

Los almacenes también están llenos de productos, por lo que los fabricantes deben ser cuidadosos a la hora de garantizar que la instalación resulte cómoda para que los humanos se desplacen por ella y trabajen con las tecnologías.

Máquinas que ayudan a los humanos

Con todo lo que ocurre en un almacén, los humanos se exponen a riesgos de lesiones debidas a la manipulación de objetos pesados, a la recogida de artículos de estanterías altas y a tener que trabajar en una infraestructura de grandes dimensiones.

Hay ciertas tecnologías de almacén que cambiarán la forma en que los humanos interactúan con el embalaje. Por ejemplo, los vehículos de guiado automático (AGV) son capaces de transportar cargas pesadas que no serían factibles para los humanos, permitiendo así que estos se concentren en otras tareas que requieren un enfoque más creativo.

Las tecnologías ponibles también están cambiando la forma en que los empleados pueden realizar su trabajo dentro del almacén. Las gafas inteligentes no resultaron ser muy populares para aplicaciones de consumo, pero ahora los empleados las llevan puestas para recibir información acerca de la tarea encomendada y esto les permite realizarla de forma más rápida y precisa. Pueden mostrar a los empleados información en su pantalla, lo que libera ambas manos para trabajar con mayor celeridad y eficiencia.

Los dispositivos ponibles de manos libres también hacen posible que los trabajadores se desplacen por el almacén con facilidad y se simplifiquen sus interacciones con los productos y el acceso a la información desde cualquier ubicación.

Supervisión inteligente

Conforme crece la introducción de productos en el almacén, los directores de planta deben cerciorarse cada vez más de que son capaces de llevar un seguimiento preciso de cada producto durante el trayecto que recorre hasta llegar al cliente.

Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) no son una tecnología nueva, pero ahora se están introduciendo en gran medida en la cadena de suministro para mejorar los servicios de entrega. Los empleados dispondrán de datos en tiempo real que muestran la ubicación exacta de cualquier producto y en cualquier momento.

Algunas empresas también se están fijando en tecnologías más avanzadas, como los drones, para realizar entregas más rápidas. Puede que la tecnología no reduzca los plazos de entrega a 15 minutos para todos los clientes, pero va a optimizar los procesos de almacén a fin de agilizar las entregas en un mercado de consumo cada vez mayor.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "mx", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]