EU Automation

industrias

octubre 29, 2019

6 min de lectura

Vuelos eléctricos | El futuro del sector aeroespacial
Vuelos eléctricos | El futuro del sector aeroespacial

¿Cuándo despegarán realmente las aeronaves eléctricas?

Su preocupación por las emisiones llevó a la activista medioambiental Greta Thunberg a atravesar el océano Atlántico por mar, en lugar de hacerlo en avión. Según la UE, la aviación es responsable de alrededor del 3 % de todas las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la actividad humana y, dado que se prevé que el tráfico aéreo se duplique en los próximos 20 años, esa cifra no hará más que aumentar.

En el mundo se producen 84 despegues de aviones al minuto y, en 2018, se realizaron más de 4000 millones de viajes por avión. Si bien es cierto que las aeronaves de hoy en día consumen aproximadamente un 80 % menos de combustible por pasajero y kilómetro que hace 50 años, el tráfico aéreo crece vertiginosamente. Además de las cuestiones medioambientales, existe otra motivación para que las aerolíneas se pasen a las aeronaves eléctricas: el coste.

El combustible supone entre un 25 y un 50 % de los gastos de las aerolíneas, un total de 180 000 millones de USD al año, por lo que pasarse a lo eléctrico parece una decisión obvia. Desde la perspectiva del pasajero, los aviones eléctricos podrían traducirse en billetes más económicos y vuelos más silenciosos. Según la firma de consultoría Roland Berger, la cifra de aeronaves eléctricas en desarrollo aumentó un 50 %, hasta las 170, en 2018, y la inversión será cada vez más alta.

¿Qué será lo próximo?

A pesar de la gran expectación que rodea a los vuelos eléctricos, el sector se encuentra aún lejos de ofrecer vuelos eléctricos comerciales de forma generalizada. En la actualidad, los vuelos eléctricos se ven limitados a pequeñas aeronaves que recorren distancias cortas. Una de las principales limitaciones es el peso de las baterías, ya que ofrecen una relación potencia/peso muy inferior a los motores de aviación tradicionales. Son extremadamente pesadas y todos sabemos lo quisquillosas que pueden llegar a ser las aerolíneas respecto al peso.

Con el uso de materiales compuestos innovadores es posible lograr un ahorro en el peso de hasta un 70 % en componentes clave. Los fabricantes también pueden reducir el peso mediante la impresión en 3D de metales, que añade material únicamente allí donde se necesita y es capaz de elaborar estructuras reticuladas. Diseñar aviones mejores y más ligeros es parte de la solución, pero lo que realmente necesitamos es una densidad energética superior en las baterías.

¿Quién está tomando la iniciativa?

Las compañías aeroespaciales, tanto de grandes como de pequeñas dimensiones, están trabajando en el desarrollo de aeronaves eléctricas. Airbus colabora con Siemens y Rolls Royce para desarrollar un demostrador eléctrico híbrido de línea aérea que utiliza dos motores eléctricos y tiene un tiempo de vuelo de 60 minutos.

Otro proyecto apasionante es Alice, que la compañía israelí Eviation desveló en la feria Paris Air Show de 2019. Desarrollado con un 95 % de materiales compuestos, el avión podrá transportar hasta nueve pasajeros a lo largo de 1046 km gracias a una hélice impulsora principal en su cola y otra en cada ala. Siemens y magniX suministran los motores eléctricos a esta compañía.

Con un enfoque algo diferente, la empresa emergente Ampaire está desarrollando una aeronave eléctrica reacondicionada que pretende obtener la certificación FAA para finales de 2020. Tendrá un alcance de unos 160 km y podrá transportar de siete a nueve pasajeros.

En este momento, se vislumbra en el horizonte la posibilidad de realizar vuelos eléctricos de corto a medio alcance, y es algo que marcará la diferencia. Roei Ganzarski, de magniX, afirma que cada año se venden 2000 millones de billetes para vuelos que recorren menos de 800 km. No obstante, según el Grupo de Acción del Transporte Aéreo, alrededor del 80 % de las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la aviación proceden de vuelos que superan los 1500 km, por lo que aún queda un largo camino por recorrer.

Parece probable que las aeronaves híbridas serán el siguiente paso para la industria, en lugar de los aviones completamente eléctricos. Las aeronaves híbridas podrían solucionar el problema hasta que se satisfagan los requisitos tecnológicos de las eléctricas, dado que ahorrarán combustible al tiempo que seguirán ofreciendo muchas de  las ventajas de rendimiento de la turbina de gas moderna o los motores con hélices.

Se necesitan más avances en cuanto a la tecnología de las baterías y el diseño de las aeronaves para que las aeronaves eléctricas puedan despegar de verdad. Hasta entonces, puede que los ambientalistas tengan que viajar en barco. Los fabricantes expertos en cuestiones medioambientales que deseen que sus procesos sean más ecológicos podrían optar por un componente de automatización restaurado o refabricado para ahorrar dinero en piezas nuevas y reducir así los componentes enviados a los vertederos.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "mx", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]