EU Automation

automatizacion

octubre 31, 2018

5 min de lectura

Adopción de la modularización

Adopción de la modularización

En 2014 Google introdujo el prototipo del primer teléfono modular: el Project Ara. La idea era crear un teléfono inteligente con componentes intercambiables para aumentar la vida útil de los móviles. Unos años más tarde, la modularización está ofreciendo a la industria una forma sencilla de mejorar los procesos de producción.

Project Ara era un dispositivo con el que los usuarios podían cambiar fácilmente de cámara, de batería y de pantalla para actualizar su teléfono inteligente sin tener que comprar uno entero nuevo. El proyecto fue cancelado porque el teléfono acabó siendo demasiado grande y caro. Aunque actualmente no hay teléfonos modulares, su planteamiento está resultando muy útil para los fabricantes.

Digitalización

A medida que pasamos a procesos productivos digitalizados, los activos físicos de las fábricas están cada vez más conectados a Internet. No obstante, puede que a algunos fabricantes les parezca imposible crear una fábrica inteligente por los costes de la automatización y la complejidad del proyecto.

Para digitalizar una línea de producción no hace falta sustituir un sistema entero. El primer paso es sencillo: comprar una serie de dispositivos o sensores para conectar los equipos existentes a Internet con el fin de recopilar datos sobre el sistema actual. Ahora bien, sin una planificación minuciosa, es posible que los datos queden fragmentados y no se recopile toda la información necesaria.

Para poner en práctica un planteamiento holístico, los fabricantes pueden invertir en equipos que les ayuden a digitalizar la totalidad de la fábrica sin el coste de un sistema entero nuevo.

Módulos

La modularización lleva dos décadas siendo una parte importante del diseño de las máquinas. Los componentes y subsistemas de las máquinas se pueden combinar de diferentes maneras para desempeñar diversas funciones.

Los fabricantes suelen optar por invertir en máquinas modulares por su flexibilidad. Al comprar una estructura base sobre la que montar diferentes componentes, el responsable de la fábrica es capaz de adaptar la máquina a diversas aplicaciones. Además los módulos pueden funcionar en diferentes configuraciones, lo que permite integrarlos en una sola línea de producción o en varias.

La modularización es una forma más asequible de empezar a digitalizar una fábrica, ya que solo hay que invertir en los equipos que vayan haciendo falta en cada momento y realizar actualizaciones según convenga. Por ejemplo, los fabricantes podrían invertir en dispositivos de conexión a Internet que actualmente funcionan en redes 4G. Pero los desarrolladores de redes informáticas han anunciado que las redes 5G estarán disponibles en todo el mundo para 2020, lo que podría llevar a los fabricantes a pensar que sus máquinas quedarán obsoletas. Sin embargo, si utilizan máquinas modulares, simplemente tendrán que sustituir el receptor y actualizar la red sin necesidad de sustituir toda la infraestructura.

Obsolescencia

Los fabricantes de equipos originales (OEM por sus siglas en inglés) están sacando sistemas al mercado a un ritmo más rápido del que requiere un fabricante, dados la larga vida útil y el diseño resistente de los equipos. Como consecuencia, es posible que los equipos se queden obsoletos unos pocos años antes de que queden inservibles. Los fabricantes pueden colaborar con proveedores de piezas obsoletas, como EU Automation, los cuales pueden proporcionarles piezas obsoletas, readaptadas y nuevas para ayudarles a no tener que sustituir sus sistemas enteros cada vez que uno de los componentes quede inservible.

La modularización también beneficia a los fabricantes, ya que les facilita el mantenimiento de la línea de producción. Si se avería un módulo, los fabricantes solo tienen que sustituir una pieza pequeña para reanudar rápidamente la producción, en vez de tener que sustituir la máquina entera, igual que resulta más barato sustituir la pantalla de un móvil que el móvil entero.

El futuro

Los fabricantes dan los primeros pasos hacia la digitalización adoptando la modularización. Gracias a su escalabilidad y su flexibilidad, la modularización permite a fabricantes con plantas de cualquier tamaño comprar el sistema que necesitan para trabajar con una o varias líneas de producción y actualizarlo más adelante según sea necesario.

Puede que Project Ara no haya tenido éxito, pero en lo que concierne a la fabricación, la modularización puede ayudar a las empresas a implementar la Industria 4.0.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "mx", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]