Usar COTS: ¿merece la pena el riesgo?

Usar COTS: ¿merece la pena el riesgo?

El año 2019 se conmemoran los 50 años del lanzamiento del Concorde. La aeronave turbopropulsada británico-francesa tenía capacidad para 128 pasajeros y una velocidad máxima del doble de la velocidad del sonido. El Concorde, sin duda, se había adelantado a su tiempo, pero alguno de los problemas que detectaron sus diseñadores aún perduran, como el uso de productos comerciales estandarizados (COTS).

El riesgo de obsolescencia al usar COTS es un problema recurrente para los fabricantes aeroespaciales militares y comerciales. De hecho, se calcula que el 60 por ciento de los circuitos integrados utilizados actualmente en productos aeroespaciales estarán obsoletos en los próximos cinco años. Los ciclos de producción de los componentes actuales son demasiado breves para respaldar los productos aeroespaciales, cuyas vidas duran normalmente más de 30 años.

El motivo por el que los COTS son tan populares es que dan acceso a los diseñadores de sistemas militares y aeroespaciales a alternativas de bajo coste y piezas de especificaciones militares. Aunque estos productos comerciales no se han diseñado específicamente para este mercado, reducen el tiempo de comercialización y los costes de producción. Al tener en cuenta si utilizar los COTS en el diseño, los fabricantes deberían pensar en los requisitos de rendimiento del producto.

Por ejemplo, si el entorno es particularmente exigente, como la necesidad de operar en condiciones de humedad elevada o que soporte impactos y vibraciones extremos, depender de los COTS no es una opción viable, ya que estas piezas no están diseñadas para condiciones tan extremas.

Teniendo en cuenta que la obsolescencia es una preocupación importante, ¿por qué los fabricantes usaron COTS en primer lugar? En el pasado, los componentes militares estuvieron presentes en la producción durante varias décadas, por lo que la obsolescencia nunca fue un problema. No obstante, la mayoría de las piezas comerciales actuales están en producción durante cinco años o menos y su ciclo de vida continúa reduciéndose.

Por ejemplo, un procesador gráfico utilizado en la pantalla de un avión. Este tipo de tecnología se está rediseñando actualmente, de media, cada once meses, para seguir el ritmo de la demanda cambiante, lo que genera cambios frecuentes de diseño, que requieren recertificaciones. Esto no solo genera trabajo adicional para los ingenieros de diseño, sino que conduce a una escasez de componentes de sustitución para atender las reparaciones.

El riesgo de obsolescencia relacionado con los COTS es más sencillo de gestionar si se tiene en cuenta en la etapa de diseño del producto. No se puede predecir la cadencia de rediseño de un componente específico, pero los ingenieros de diseño pueden anticipar las tendencias generales.

Por ejemplo, un principio bien conocido de productos semiconductores es la ley de Moore, que asegura que el número de transistores en un circuito denso integrado se duplica cada dos años. Si se tiene esto en cuenta en la etapa de diseño, los fabricantes aeroespaciales pueden aprovecharse de las tecnologías más nuevas, sin tener que rediseñar un producto entero.

Por tanto, ¿qué sucede si un producto ha superado la etapa de diseño? Afortunadamente, hay soluciones en todas las etapas de producción que pueden evitar que un producto tenga que rediseñarse completamente. Por ejemplo, proveedores de piezas industriales como EU Automation almacenan piezas que podrían haberse quedado obsoletas, de manera que los fabricantes no tengan que sustituir un sistema completo.

El Concorde voló por última vez en el año 2003, pero esta carrera no se ha terminado en absoluto. Nuevas tecnologías han abierto emocionantes posibilidades de viajes aéreos muy rápidos, como el del Concorde. ¿Será que si siempre dependemos de los COTS iremos de A a B?

Revista.

[{ "site.code": "es", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]