tecnologia

febrero 11, 2020

6 min de lectura

Tres tecnologías que están revolucionando el sector agrícola

Tres tecnologías que están revolucionando el sector agrícola

La granja Rusmoloko, ubicada en el distrito ruso de Ramensky, dota a sus vacas lecheras de gafas de realidad virtual (RV) que muestran a los animales prados verdes y soleados, con la intención de mejorar su estado de ánimo y aumentar la producción de leche. Por el momento, la RV para las vacas es tan solo un experimento aislado, pero existen otras tecnologías que están cobrando cada vez más fuerza en el sector.

Según la revista Harvard Business Review, se prevé que la población mundial alcance los 9700 millones de personas para 2050, lo que aumentará la demanda de alimentos entre un 59 y un 98 %. Esto debería ser una buena noticia para los granjeros, siempre y cuando sean capaces de aprovechar la situación.

Sin embargo, la agricultura se enfrenta a ingresos bajos y una grave escasez de trabajadores cualificados, por lo que el sector debe apañárselas para aumentar la productividad con recursos limitados. Por suerte, la tecnología puede ayudar en este sentido.

Realidad aumentada (RA)

La realidad virtual y aumentada no solo resulta útil para entretener a las vacas; también puede emplearse en diversas aplicaciones agrícolas. Por ejemplo, se puede utilizar para analizar la tierra y determinar qué cultivos se desarrollarán mejor o qué nutrientes deben incorporarse para conseguir una producción más abundante con los cultivos existentes.

Es el caso de la aplicación farmAR, una plataforma basada en la nube que recopila información procedente de satélites sobre el terreno del usuario. Gracias a la inteligencia artificial y el aprendizaje profundo, se puede procesar la información para alertar al usuario de cualquier problema, como pueden ser zonas secas, la necesidad de incorporar un determinado nutriente o el inicio de una enfermedad. De esta forma, el agricultor puede recorrer el campo guiado por la realidad aumentada y llegar hasta los lugares que precisan atención.

La RA también se puede usar para formar a los trabajadores y permitirles familiarizarse con la maquinaria antes de utilizarla. Esto evita los costes asociados al funcionamiento de las máquinas, disminuye el desgaste y minimiza el riesgo de accidentes.

Agribots

El uso de los robots agrícolas, o agribots, ya está muy difundido para aumentar la productividad en todos los aspectos del sector. Por ejemplo, la Small Robot Company, con sede en Portsmouth (Reino Unido), ofrece agribots que pueden automatizar prácticamente cualquier labor agrícola, ya sea plantación de semillas, eliminación de malas hierbas o recolección de fruta.

No obstante, los agribots de última generación pueden hacer más que limitarse a trabajos repetitivos y automatizados. Gracias a la inteligencia artificial, pueden realizar sus tareas de forma selectiva, por ejemplo regando y abonando solo aquellas plantas que lo necesiten, y únicamente con la cantidad de agua o abono precisa, de modo que no se malgasten recursos.

Los agribots pueden requerir una importante inversión inicial, pero son rentables a largo plazo al trabajar las 24 horas del día ininterrumpidamente y ser inmunes a la fatiga, el estrés y las enfermedades. Además, es posible adquirirlos en préstamo mediante el modelo de agricultura como servicio (FaaS, por sus siglas en inglés). En un sector caracterizado por la escasez crónica de la mano de obra, estos robots podrían ser una ayuda valiosa para los agricultores.

Drones

Según la empresa de investigación Global Market Insights, el mercado de los drones agrícolas, que prácticamente alcanzó los 338 millones de USD en 2016, superará los mil millones de USD para 2024. Los agricultores son cada vez más conscientes de las ventajas que aporta esta tecnología, lo que, unido a una mayor financiación destinada a los vehículos aéreos no tripulados (VANT), está impulsando las ventas. 

Los drones se pueden usar en todas las fases de la producción agrícola. Pueden explorar una zona y, gracias a sensores inteligentes, analizar la tierra y determinar su composición, el PH y el nivel de humedad.

Pueden ofrecer una vista aérea de los cultivos, tomando imágenes que ayudan a los agricultores a detectar cualquier posible problema, como puede ser el inicio de una plaga o infestación fúngica, lo que resulta especialmente útil para aquellos agricultores que poseen campos de grandes extensiones, ya que son difíciles de supervisar desde la granja. Por último, los drones pueden ofrecer un cálculo preciso de la calidad y cantidad de la producción.

Aún no hay pruebas de que la RA vaya a eliminar la tristeza invernal de las vacas lecheras y provocar un aumento en la producción de leche. Aunque sí hay numerosas investigaciones que demuestran el potencial que tiene la tecnología agrícola para aumentar la productividad, de manera que los agricultores puedan satisfacer la demanda de alimentos y seguir siendo competitivos en el mercado.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "es", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]