industrias

febrero 26, 2020

6 min de lectura

De qué forma está transformando la ludificación la Industria 4.0

De qué forma está transformando la ludificación la Industria 4.0

¿Cuál es la mejor manera de estimular la moral de los trabajadores?  ¿Podemos conseguir que las interfaces hombre-máquina (IHM) sean más interactivas? ¿Cómo se puede facilitar la programación de los vehículos de guiado automático (AGV)? Puede que la respuesta a algunas de las preguntas más habituales en el sector de la fabricación no radique en los enfoques típicos, sino más bien en la ludificación.

La ludificación consiste en la aplicación de mecanismos, estrategias y elementos visuales propios de los juegos en un contexto no lúdico, como el del sector de la fabricación. Puede resultar sorprendente, pero muchos de los problemas que los usuarios encuentran al interactuar con equipos industriales son los mismos que aquellos a los que tienen que enfrentarse los jugadores en los juegos.

Por ejemplo, ¿cuál es la forma más rentable de gestionar recursos a lo largo de las diferentes etapas de producción? ¡Es un juego de estrategia! ¿O cómo pueden ser más rápidos y eficientes los AGV a la hora de desplazar artículos de un punto A a un punto B? ¡Es un juego de carreras!

Todo está en la cabeza

Un ámbito en el que se están aplicado con éxito los principios de la ludificación es la creación de IHM sumamente interactivas.

Por tradición, los procesos de fabricación se han centrado en las máquinas y sus requisitos para optimizar la productividad, la calidad y los beneficios. Por otro lado, los procesos de ludificación se centran en los usuarios y sus intereses. Los juegos estimulan la atención de los jugadores con una combinación de diseños atractivos y mecanismos muy interactivos. Mientras juega, al usuario se le pide constantemente que ejecute órdenes y reaccione a cambios ambientales.

Los principios de la ludificación se basan en conceptos de la psicología conductual y motivacional, y han demostrado incrementar la capacidad de atención de los usuarios y mitigar la fatiga cognitiva. Cuando esto se traslada al contexto de una fábrica, puede conllevar mayores niveles de satisfacción laboral, mejor calidad del trabajo y mayor seguridad. Además, según el Industrial Psychiatry Journal, los usuarios que están más alerta tienen menos probabilidades de cometer errores.

Por esos motivos, la ludificación puede resultar útil a la hora de diseñar IHM para las fábricas. Al igual que ocurre con los juegos, las IHM pueden ofrecer observaciones visuales y auditivas en respuesta a la acción del usuario. El sistema también puede recompensar al usuario con una serie de puntos tras realizar una acción correcta, compararlo con el objetivo diario que se haya fijado o sugerir la siguiente acción una vez que haya completado una tarea satisfactoriamente.

Centigrade, una empresa de ingeniería de diseño alemana, ya está ofreciendo software de ludificación a medida para las IHM que incorpora todas esas técnicas.

En la feria Hannover Messe de 2015, Centigrade desveló su colaboración con SEW-EURODRIVE, uno de los principales referentes de la tecnología motriz industrial. Las empresas concibieron un sistema de control ludificado destinado a los AGV empleados para transportar cajas dentro de una fábrica. La interfaz de usuario presentaba una vista aérea de las cajas en forma de transmisión de vídeo en tiempo real. La realidad aumentada (RA) añadía información de estado para cada caja, invitando al usuario a alinearlas con acciones de «arrastrar y soltar», de forma muy parecida a lo que ocurre en un videojuego.

Esta colaboración demostró que los fabricantes progresistas ya son conscientes del potencial de la ludificación en aplicaciones de la vida real.

Necesitamos una estrategia

La gestión de los recursos es la base de muchos juegos de estrategia, como SimCity, donde los jugadores deben desarrollar una ciudad, planificar carreteras e infraestructuras y ceñirse a un presupuesto para lograrlo.

Una característica distintiva de estos juegos es que una acción del usuario desencadena toda una serie de eventos. Por ejemplo, si el jugador comienza a edificar infraestructuras, pero calcula mal la financiación necesaria, se producirán huelgas.

Ese mismo principio se puede aplicar a una línea de producción en la que una acción desencadena una serie de automatismos. Si un operario ordena la carga de un producto en una caja, la acción se traducirá en una cadena de órdenes: «llamar a un vehículo móvil», «introducir el artículo en la caja», «entregar el artículo en su destino final», «sacar el artículo», «devolver el vehículo a su lugar original», etc.

La ludificación puede ser otra forma para que la fabricación digitalizada emplee datos del Internet de las cosas (IdC) a fin de optimizar los procesos de fabricación. Al igual que ocurre con otras tecnologías de la Industria 4.0, conseguir el apoyo de un proveedor de piezas especializado puede servir para modernizar los equipos antiguos con sensores inteligentes, añadir funciones de comunicación o tecnologías «plug and play» e introducir nuevas interfaces ludificadas en las fábricas.

Artículos relacionados

[{ "site.code": "es", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]