¿Qué supone para usted el impuesto a los robots?

¿Qué supone para usted el impuesto a los robots?

A nadie le gusta sentirse reemplazado. Es un temor que se lleva plasmando en el cine durante años, a menudo mostrando cómo los humanos son sustituidos por robots. Ahora que las fábricas están cada vez más automatizadas, ¿corremos el riesgo de que este temor se haga realidad?

La película de suspense norteamericana de 1975, Las esposas de Stepford, retrata a una familia que se traslada a las afueras, donde no todo es lo que parece. Joanna, la protagonista, descubre finalmente que todas las esposas de la localidad han sido reemplazadas por robots creados para ser amas de casa descerebradas y servir a sus maridos.

Películas como Las esposas de Stepford señalan que existe cierta animadversión hacia el hecho de que los robots adquieran una posición más destacada en la sociedad. A medida que nos adentramos en la Cuarta Revolución Industrial, las empresas y los Gobiernos tienen que plantearse la forma de evitar que esa animadversión influya en la industria.

Aunque, por el momento, no existen planes encaminados a reemplazar a los humanos por robots, países de todo el mundo están adquiriendo equipos automatizados para reivindicarse como líderes del sector de la fabricación. Según la Federación Internacional de Robótica, para 2019 se habrán instalado más de 1,4 millones de nuevos robots industriales en fábricas de todo el mundo.

para 2019 se habrán instalado más de 1,4 millones de nuevos robots industriales en fábricas de todo el mundo.

Unos niveles de automatización superiores pueden mejorar la productividad y los resultados. Los robots industriales mejoran la precisión y pueden realizar tareas que resultan complicadas para los humanos.

También pueden trabajar durante más horas y hacerlo sin cobrar un salario, lo que ahorra a los fabricantes dinero que pueden invertir en otras cosas.

La tendencia al alza de la automatización ha traído consigo el temor de que, a medida que crezca el número de robots, también lo haga el desempleo. Un estudio llevado a cabo por el Mckinsey Global Institute pronosticó que, para 2030, se podrían haber perdido hasta 800 millones de puestos de trabajo en todo el mundo debido a la automatización.

Tener que pagar menos salarios ahorrará dinero a los fabricantes a largo plazo, pero también supondrá que haya menos contribuyentes fiscales para respaldar la economía. Para compensarlo, los Gobiernos podrían aplicar un impuesto a la automatización a fin de ralentizar la adopción de esta e incrementar la financiación.

¿Cuál es el impuesto?

Un impuesto a los robots gravaría a aquellas empresas que reemplacen a los empleados por equipos automatizados para compensar la sustitución de la mano de obra. Históricamente, nunca se ha gravado a un objeto inanimado, por lo que la idea de un impuesto a los robots puede parecer descabellada. En lugar de gravar al robot, los Gobiernos impondrían el impuesto a los beneficios generados de los productos fabricados con la automatización.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, fue el primero en proponer el impuesto para controlar la adopción de la automatización. También expuso que se podrían usar los ingresos obtenidos para volver a formar a los empleados, colocándolos en funciones más adecuadas para los humanos.

Opiniones sobre el impuesto

Desde que se propusiera esta política, muchos Gobiernos se han planteado si deberían aplicar el impuesto. Corea del Sur fue uno de los primeros países en adoptar un impuesto a los robots, lo que ahora significa que limitará las ventajas fiscales por invertir en automatización y compensará la pérdida de ingresos. También recaudará dinero para las ayudas sociales que sean necesarias cuando aumente el desempleo.

El Reino Unido y los EE. UU. siempre han promovido la adopción de la automatización y cuentan con incentivos para hacerlo. Ambos países debaten ahora si es necesario un impuesto a los robots y cómo influiría en sus economías y en el bienestar ciudadano.

En 2017, la Comisión Europea votó en contra de imponer un impuesto a los robots en la UE ya que, a su juicio, la automatización traerá consigo prosperidad. Los votantes también alegaron que un impuesto a los robots podría coartar la innovación, provocando que Europa quedase rezagada en el ámbito industrial.

El futuro

Desde la Primera Revolución Industrial, las máquinas han servido de ayuda a los trabajadores humanos, modificando sus requisitos laborales. Ya no tenemos profesiones como telefonistas, operarios de ascensores o mecanógrafos debido a los avances tecnológicos. En lugar de centrarse en la pérdida de puestos de empleo, las empresas deben invertir en volver a formar a los empleados para ayudarles en su transición hacia otros nuevos.

Hay mucha controversia acerca de la forma en que la automatización repercutirá en la economía, el empleo y la sociedad. Los Gobiernos deben plantearse el modo de evitar que los robots reemplacen a los humanos y provoquen desempleo.

Los Gobiernos deben plantearse el modo de evitar que los robots reemplacen a los humanos y provoquen desempleo.

Si un Gobierno aplica un impuesto en este sentido, debe determinar cómo se usarán los fondos recaudados. Por ejemplo, podrían servir para financiar una renta básica universal destinada a redistribuir el dinero entre la sociedad, independientemente de cuáles sean las profesiones.

El debate en torno al impuesto a los robots señala que aún existe cierta animadversión respecto a la adopción de la robótica. No obstante, no corremos el riesgo de que las esposas de todo el mundo se vean pronto reemplazadas por robots.

A fin de seguir siendo competitivos en el sector de la fabricación, sin que ello suponga un aumento del desempleo, los Gobiernos deben plantearse cómo pueden gestionar la adopción de la automatización y recaudar fondos para volver a formar a los trabajadores sustituidos. Solo el tiempo dirá cuál es la mejor forma de hacerlo, pero un impuesto a los robots puede ser un buen punto de partida.

Revista.

[{ "site.code": "cl", "general.cookie_message": "Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web.", "general.cookie_learnmore": "Más información", "general.cookie_dismiss": "¡Lo tengo!" }]