Entrevista

1 min de lectura

Richard Thompson
Creemos que los compuestos de matriz de aluminio de Alvant pronto sustituirán a los tradicionales compuestos basados en carbón debido a sus propiedades ecológicas, mayor rango operativo térmico, fatiga y tolerancia al daño en diversas aplicaciones.
Richard ThompsonAlvant

¿Podría describir brevemente Alvant y contarnos cómo se creó?

Thompson... Alvant diseña, desarrolla y fabrica materiales avanzados a medida, especialmente compuestos de matriz de aluminio (AMC, por sus siglas en inglés), para sectores como los de transporte, defensa y energía.

Llevamos desde 2003 analizando el potencial de la formación de presión del líquido a fin de desarrollar materiales avanzados que sean sostenibles y mejoren el rendimiento de los productos. Más tarde, esto fue sustituido por nuestra formación de presión del líquido avanzada, un proceso que combina el aluminio con un material secundario de gran rendimiento, como puede ser la fibra de alúmina. El producto final es un material AMC de gran rendimiento utilizado en aplicaciones donde los metales convencionales limitarían el rendimiento del producto.

Casi diez años después, hemos crecido hasta convertirnos en un equipo formado por 19 personas con experiencia en ámbitos como el aeroespacial, el automovilístico y el de la ciencia de materiales, y nuestro objetivo es asegurarnos de producir los mejores materiales para nuestros clientes.

¿Cuáles son los principales productos o servicios de la empresa?

Thompson... Nuestros AMC son una familia de materiales cuyas especificaciones se pueden personalizar para adaptarse a varias aplicaciones. Tenemos especial pericia en el desarrollo de AMC reforzados con fibras continuas, espumas de aluminio ligeras y AMC reforzados con partículas. Se trata de unos materiales que son una buena alternativa a los compuestos de carbono, al titanio y al acero gracias a su mayor resistencia y rigidez, menor peso y mejor resistencia al desgaste, así como a sus coeficientes personalizables de conductividad térmica y eléctrica. Además, el aluminio es fácil de obtener, es reciclable y puede ser una excelente alternativa sostenible para sustituir a los metales que normalmente se utilizan.

Clasificamos nuestros AMC en cuatro familias: AlXal, ParXal, AerXal y CorXal. Cada material tiene propiedades diferentes. Por ejemplo, AIXal es nuestro material más resistente, AerXal es el mejor material para fabricar componentes ligeros y CorXal es un AMC multifásico de rigidez ultraalta y muy poca densidad, un concepto similar a un material de emparedado con dos «tapas» y un «núcleo» ligero en el medio. 

Los sectores aeroespacial y automovilístico son los dos que actualmente utilizan en mayor medida nuestros materiales debido a su resistencia y flexibilidad. Las empresas también pueden beneficiarse de nuestros materiales para fabricar artículos resistentes, como dispositivos móviles, prótesis biomecánicas y sillas de ruedas.

¿Cuál es el mayor reto que tuvo que superar la empresa?

Thompson... El carbono y la fibra de vidrio han sido siempre los materiales más habituales en la fabricación de compuestos. Por eso, cuando comenzamos a desarrollar y perfeccionar los AMC, tuvimos que demostrar las ventajas de usar un material que no suele estar asociado a aplicaciones de alta tecnología. 

Al principio, tuvimos problemas para controlar las reacciones metalúrgicas y químicas, así como las temperaturas y las presiones necesarias para combinar el aluminio con otros materiales. Finalmente fuimos capaces de desarrollar un proceso repetitivo que contribuía a ampliar las operaciones, y esa experiencia sirvió para que nuestros ingenieros comprendieran mejor las capacidades de los AMC y desarrollaran mejores materiales para nuestros clientes.

¿Cuál es la principal innovación que aportan al mercado?

Thompson... Fundamos Alvant porque muchos sectores estaban buscando alternativas a los materiales compuestos tradicionales, que carecían de la relación resistencia-peso, la fatiga, la tolerancia al daño y la capacidad operativa térmica que requieren las aplicaciones de alto rendimiento, como pueden ser los trenes de aterrizaje de los aviones. 

Los ingenieros aeroespaciales pueden utilizar nuestros materiales basados en aluminio para construir un tren de aterrizaje idéntico aunque un 40 % más ligero que sus equivalentes de titanio y también más sostenible y reciclable.

¿Cómo se relacionan esos materiales con el creciente uso de la automatización?

Thompson... Los sectores con los que trabajamos, como el del transporte, la defensa y la energía, siempre están buscando formas de desarrollar tecnologías que sean más rápidas e inteligentes.

Pongamos como ejemplo la tecnología de pinzas. Dotar a un robot industrial de herramientas más ligeras y estables en el extremo de los brazos permite a los fabricantes incrementar la velocidad de las aplicaciones de recogida y colocación al reducir el peso, y todo ello sin menoscabar la precisión ni la repetibilidad. Una mayor resistencia al desgaste también ayuda a reducir los costes de mantenimiento y los tiempos fuera de servicio.

Creemos que los compuestos de matriz de aluminio de Alvant pronto sustituirán a los tradicionales compuestos basados en carbón debido a sus propiedades ecológicas, mayor rango operativo térmico, fatiga y tolerancia al daño en diversas aplicaciones.

Más entrevistas

[{ "site.code": "ar", "general.cookie_message": "Utilizamos 'cookies' para ofrecerte una experiencia de uso excelente. Si sigues utilizando nuestra web, aceptas el uso de estas 'cookies'.", "general.cookie_privacy": "Aviso de privacidad", "general.cookie_policy": "Política de cookies", "general.cookie_dismiss": "Aceptar" }]
Cerrar
Suscríbete a nuestra lista de correoRecibe actualizaciones periódicas

Únete a más de 250 000 personas e inscríbete hoy mismo en nuestra lista de correo.

Subscripción