Entrevista

1 min de lectura

Mike Brockman
El objetivo de ThingCo es mejorar la telemática mediante el diseño de dispositivos que resulten mucho más atractivos por sí mismos para los consumidores.
Mike BrockmanThingCo

¿Podría describir brevemente ThingCo y contarnos cómo se creó la empresa?

Brockman... ThingCo se centra en la telemática de nueva generación. Fabricamos dispositivos que recopilan información sobre la forma de conducir vehículos para compartirla con compañías de seguros. Hace 12 años fundé una compañía de seguros telemáticos llamada insurethebox, la primera empresa del mundo que vendía únicamente cajas negras para fines de seguros. Creé la empresa desde cero en un contexto en el que se consideraba que estos dispositivos eran tecnología de vigilancia tipo «Gran Hermano». Mientras que en Estados Unidos los dispositivos telemáticos forman parte de la habitual oferta de seguros, en el Reino Unido solo representan el 3 % del mercado global.

Esto fue lo que me hizo fundar posteriormente ThingCo. El objetivo de ThingCo es mejorar la telemática mediante el diseño de dispositivos que resulten mucho más atractivos por sí mismos para los consumidores, ya que estos no solo adquieren dispositivos telemáticos para obtener seguros más baratos, sino también porque los consideran útiles en el coche. Esperamos que los clientes dejen de tener la sensación de ser vigilados. En su lugar, queremos que comprendan las ventajas que brinda esta tecnología y que inviertan en ella. Esto también incluye a clientes de generaciones anteriores.

¿Cuáles son los principales productos y servicios de ThingCo?

Brockman... En agosto lanzamos uno de nuestros últimos productos, un dispositivo llamado Theo que funciona a base de energía solar y que tan solo hay que fijar al parabrisas. Aunque no tiene cámara, proporciona un seguimiento por GPS muy preciso y una capacidad excelente de detección de colisiones. El dispositivo también cuenta con su propia tarjeta SIM y su propio altavoz, lo que hace que pueda interactuar con el conductor al ofrecer una solución manos libres en un entorno seguro. No interfiere con la conectividad del coche y se puede mover fácilmente de un coche a otro.

¿Cuál es la principal innovación que aportan al mercado?

Brockman... En la actualidad, la tecnología gira en torno a la revolución del IdC y el suministro de información en tiempo real. Aportamos al mercado un producto lo suficientemente barato como para que las compañías de seguros puedan añadirlo a su oferta. Además, es práctico porque el cliente no necesita que lo instale un profesional. Y, lo que es más importante, nuestros dispositivos proporcionan datos muy precisos, lo que crea un activo de gran valor para las compañías de seguros y facilita servicios de primera calidad a sus clientes. Esta función también es importante para los clientes, especialmente cuando se produce un accidente, ya que les permite conseguir el precio más barato, conducir con más seguridad y saber que la ayuda está en camino cuando más la necesitan.

Nuestros productos combinan varias tecnologías, desde el seguimiento por GPS hasta la detección inteligente de colisiones y la transferencia rápida de datos. Cuando se produce un accidente, los datos se transfieren instantáneamente al centro de asistencia ante accidentes para que puedan ver exactamente lo que ha ocurrido y ayudar de la mejor manera posible a los conductores. También empleamos la tecnología de voz en el coche con Amazon Alexa.

¿Cuál es el mayor reto que tuvo que superar la empresa?

Brockman... En la vida de una empresa nueva hay muchos altibajos. En la fabricación de nuestro producto más reciente utilizamos más de 300 componentes y seguimos un diseño destinado a funcionar con energía solar, lo que garantiza que el producto nunca se quede sin batería. Irónicamente, el mayor reto al que nos enfrentamos fue fijar el dispositivo al parabrisas del coche ¡y encontrar el pegamento adecuado! Para muchos fabricantes, el diseño del producto es el paso principal y, al centrarse tanto en ello, a veces pasan por alto pequeños detalles que parecen triviales.

Como el dispositivo funciona con energía solar, el panel solar tiene que estar orientado hacia la luz, por lo que debe colocarse en el parabrisas. Tardamos casi seis meses en encontrar la mejor solución. Si no puedes fijarlo al parabrisas, el dispositivo resulta inútil sin importar lo estupendo que sea.

¿De qué forma se relacionan sus productos y servicios con el creciente uso de la automatización en el sector de la fabricación?

Brockman... Aunque de momento producimos dispositivos externos, estamos trabajando en tecnologías derivadas que los fabricantes de automóviles puedan utilizar como parte del desarrollo de sus futuros vehículos. Al saber que nuestros dispositivos aumentarían la seguridad de sus vehículos, los fabricantes de automóviles podrían redirigir su atención hacia nuevas soluciones para los problemas medioambientales, que en mi opinión representan el principal reto al que se enfrenta el sector.

Más entrevistas

Volver arriba
Volver arriba
Cerrar
Suscríbete a nuestra lista de correoRecibe actualizaciones periódicas

Únete a más de 250 000 personas e inscríbete hoy mismo en nuestra lista de correo.

Subscripción
[{ "site.code": "ar", "general.cookie_message": "Usamos cookies para garantizar que nuestra página web funcione correctamente y de forma segura. Al hacer clic en aceptar todas las cookies, nos permites ofrecerte la mejor experiencia posible.", "general.cookie_privacy": "EU Automation usa cookies", "general.cookie_policy": "Política de cookies", "general.cookie_dismiss": "Aceptar todas las cookies" }]