automatizacion

junio 16, 2021

5 min de lectura

Cómo usar la automatización inteligente para optimizar los procesos y los flujos de trabajo
Cómo usar la automatización inteligente para optimizar los procesos y los flujos de trabajo

El camino hacia la automatización inteligente integral

Las empresas siempre buscan optimizar sus procesos de automatización haciéndolos más inteligentes y eficientes. Dado que no existe una fórmula válida para todas, han de fijarse en soluciones personalizables y escalables que resulten adecuadas para su proceso de digitalización. Una automatización integral puede automatizar prácticamente todos los ámbitos de la producción, reduciendo con ello los errores humanos y agilizando los procesos.

La automatización inteligente (AI) combina la automatización robótica de procesos (ARP) con la inteligencia artificial (IA) con el fin de lograr una pronta automatización empresarial integral y capacitar a los propietarios para que impulsen su digitalización. La AI respalda todos los procesos del ciclo de automatización y los desarrolla en consonancia con los nuevos requisitos digitales sin instrucciones preestablecidas ni entradas de datos estructurados.

También permite que las empresas reinventen sus posibilidades en cuanto a flujos de trabajo, optimizando la relación entre los robots, los humanos y los procesos de trabajo. Asignar tareas rutinarias y repetitivas a los robots libera a los trabajadores humanos y les permite hacer uso de habilidades exclusivas de los humanos. La automatización inteligente integral está estructurada de la siguiente forma.

Automatización robótica de procesos

El punto de partida para lograr la automatización inteligente integral de su flujo de trabajo es la ARP. Su principal objetivo consiste en reducir la intervención humana en las aplicaciones informáticas para permitir a los trabajadores centrarse en tareas de mayor valor para la empresa, como mejorar la interacción con los clientes o desarrollar estrategias empresariales. No está destinada a reproducir una inteligencia similar a la de los humanos, sino a imitar tareas humanas rudimentarias.

La ARP es un programa de software que se ejecuta en el ordenador o dispositivo móvil de un trabajador y genera una secuencia de comandos que serán ejecutados por robots de acuerdo con conjuntos de normas empresariales definidas. Esos robots pueden funcionar durante 24 horas sin comprometer la precisión ni la eficiencia, lo que es importante para reducir el riesgo de errores a los que los humanos son proclives.

 El software se puede emplear para automatizar flujos de trabajo, infraestructuras y procesos de gestión interna que requieran gran cantidad de mano de obra. Esta herramienta interactúa con la infraestructura de TI existente y no necesita una integración del sistema compleja. Eso ofrece una solución rápida y rentable para que las empresas inicien su proceso de digitalización. Además, la ARP es escalable, lo que significa que cuando un proceso cambia, se puede adaptar el software cambiando unas pocas líneas de su código.

Automatización inteligente

Mientras la ARP funciona imitando las actividades humanas, la inteligencia artificial simula el comportamiento humano para tomar decisiones inteligentes y responder a tareas más complejas. Las herramientas accionadas con IA observan automáticamente las actividades laborales de los trabajadores, identifican los flujos de trabajo óptimos y proponen una vía de automatización. Por ejemplo, las plataformas accionadas con IA pueden extraer información útil de datos desestructurados en forma de conversaciones de chat, audio y vídeo, lo que resulta crucial para hacer posible la automatización integral.

Además de eso, integrar el aprendizaje automático puede contribuir a contar con análisis deductivos y decisiones predictivas que se aproximen cada vez más a los resultados esperables de los humanos. Las máquinas aprenden de experiencias pasadas mediante datos históricos y diferentes algoritmos que fundamentarán decisiones futuras.

Al combinar la ARP con tecnologías cognitivas, como el aprendizaje automático y la IA, las empresas pueden automatizar tareas de nivel superior que en el pasado requerían la capacidad de juicio de los humanos. La ARP complementa a la IA gracias a que genera información útil que se puede usar para gestionar casos complejos. Este tipo de automatización inteligente no solo contribuirá a que las empresas optimicen los procesos y gestionen su flujo de trabajo de forma más eficiente, sino que también las ayudará a mantenerse competitivas en un entorno digitalizado en constante cambio que requiere las soluciones más innovadoras.

Para mantenerse al día de las últimas tendencias en digitalización, visite el Centro de conocimiento de EU Automation..

Artículos relacionados

Volver arriba
Volver arriba
Cerrar
Suscríbete a nuestra lista de correoRecibe actualizaciones periódicas

Únete a más de 250 000 personas e inscríbete hoy mismo en nuestra lista de correo.

Subscripción
[{ "site.code": "ar", "general.cookie_message": "Usamos cookies para garantizar que nuestra página web funcione correctamente y de forma segura. Al hacer clic en aceptar todas las cookies, nos permites ofrecerte la mejor experiencia posible.", "general.cookie_privacy": "EU Automation usa cookies", "general.cookie_policy": "Política de cookies", "general.cookie_dismiss": "Aceptar todas las cookies" }]