tecnología

noviembre 10, 2021

5 min de lectura

El uso de la robótica para reducir los costes operativos y las facturas de electricidad.
El uso de la robótica para reducir los costes operativos y las facturas de electricidad.

Cómo mejorar la sostenibilidad y el consumo de energía con la robótica

La sostenibilidad es la capacidad de desarrollar e implementar tecnologías que sean autosostenibles, sin dañar el medioambiente ni poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades energéticas. En el sector de la fabricación, la adopción de la robótica ayuda a mejorar la sostenibilidad y el consumo de energía, acrecentando así la reputación de las empresas al tiempo que incrementan su competitividad.

Kandeh Yumkella, Director General de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), ha señalado que la eficiencia energética industrial es una cuestión fundamental que debe abordarse a fin de garantizar el crecimiento continuo, el empleo y la mitigación del cambio climático. Para lograr un futuro sostenible, los fabricantes deben encontrar opciones que aumenten la eficiencia energética. La robótica industrial es una solución ideal para contribuir a mejorar la sostenibilidad y minimizar el impacto medioambiental de las actividades de fabricación, al tiempo que se mantiene una alta productividad y eficiencia.

En comparación con una línea de montaje completamente operada por humanos, la adopción de la robótica en la fabricación es más sostenible y ahorra energía. Por ejemplo, los robots no necesitan trabajar con iluminación brillante y, a diferencia de la mano de obra humana, tampoco necesitan calefacción en la fábrica durante los meses de invierno, lo que supone un ahorro energético considerable. Además, los robots pueden trabajar sin parar y su alta velocidad ayuda a aumentar la tasa de producción, reduciendo así el tiempo de espera y evitando el gasto innecesario de energía.

Además, dado que los robots están programados para funcionar con precisión, se pueden reducir los desechos o el exceso de material durante los procesos de producción, minimizando así no solo la energía, sino también el desperdicio de materiales. Por ejemplo, en una línea de montaje de automóviles, un robot es capaz de calcular con precisión cuánta pintura se necesita para un determinado vehículo y luego repetir el mismo proceso, reduciendo el material utilizado y la cantidad de productos finales defectuosos o inadecuados. Esto beneficia directamente tanto al consumidor como al medioambiente, ya que el número de artículos que terminan en vertederos o que se devuelven después de la compra se reduce drásticamente.

En el caso de productos como los vehículos, en los que se necesitan piezas de repuesto durante años después de dar por finalizada la fabricación del coche, la robótica puede reducir considerablemente los costes a largo plazo. Muchos fabricantes están transfiriendo la producción de dichas piezas de líneas de producción en masa, que antes debían someterse a mantenimiento solo para utilizarlas de manera poco frecuente en la fabricación a gran escala de piezas concretas, a un pequeño número de robots diseñados y programados para fabricar piezas únicamente cuando es necesario. De esta forma, la robótica ayuda a eliminar la necesidad de producir en masa, ahorrando espacio, energía y uso de materiales.

El uso de la robótica en la fabricación no solo ayuda a ahorrar energía, sino que también ofrece beneficios económicos tangibles a las empresas. Un mayor nivel de eficiencia energética reduce los costes operativos y las facturas de electricidad, y tales ahorros acortan el periodo de amortización de los nuevos equipos y generan un retorno de la inversión más rápido.

Cabe señalar que las empresas que operan de forma sostenible pueden aprovechar las desgravaciones fiscales medioambientales. Si las organizaciones compran tecnologías eficientes energéticamente o de bajas o cero emisiones de carbono para su negocio, pueden solicitar desgravaciones, lo que supone reducir los impuestos que tengan que pagar.

Al ser uno de los principales impulsores hacia la sostenibilidad, la robótica ayuda a reducir el consumo de energía y el desperdicio en los procesos de fabricación, a la vez que aumenta la productividad y la eficiencia. Para obtener más información sobre la robótica y otras tecnologías de automatización, visite www.euautomation.com.

Artículos relacionados

Volver arriba
Volver arriba
Cerrar
Suscríbete a nuestra lista de correoRecibe actualizaciones periódicas

Únete a más de 250 000 personas e inscríbete hoy mismo en nuestra lista de correo.

Subscripción
[{ "site.code": "ar", "general.cookie_message": "Usamos cookies para garantizar que nuestra página web funcione correctamente y de forma segura. Al hacer clic en aceptar todas las cookies, nos permites ofrecerte la mejor experiencia posible.", "general.cookie_privacy": "EU Automation usa cookies", "general.cookie_policy": "Política de cookies", "general.cookie_dismiss": "Aceptar todas las cookies" }]